Las 10 mejores cosas que ver y hacer en Kanchanaburi

Ubicado en el oeste de Tailandia, Kanchanaburi es un enorme sitio para viajantes de todo género, desde amantes de la naturaleza hasta apasionados a la historia. Aquellos que pasen pueden ver el conocido Kwai pasar a la deriva mientras que entienden la trágica historia de Tailandia a lo largo de la Segunda Guerra Mundial, y hay otras muchas cosas que hacer aparte de esto. Echa una ojeada a nuestra lista de las diez cosas que puedes ver y hacer mientras que estás en la zona.

El Puente y el Río Kwai

Apareciendo en las películas y la literatura, el pasmante río Kwai es un destino ideal para unas vacaciones relajantes. Con suntuosos complejos turísticos y finos restaurants agrupados durante sus riberas, que ofrecen una increíble pluralidad de cocina y alojamiento, los visitantes pueden gozar de las vistas panorámicas abudantemente. Los viajantes aventureros pueden decantarse por cenar en uno de los conocidos restoranes flotantes de la vía fluvial, al tiempo que el puente que lleva su nombre cara el extremo oeste de la urbe es una visita obligada.

El Museo Conmemorativo de Hellfire Pass

Cada museo documenta una historia. El Hellfire Pass Memorial documenta uno particularmente espantoso. El museo, que cuenta la historia visceral de de qué forma el ejército nipón forzó a los presos aliados a edificar un tren por medio de Myanmar y el oeste de Tailandia, está ubicado en el sitio donde los presos trabajaban día y noche, de forma frecuente con antorchas que se semejaban a los fuegos del averno. El museo está copatrocinado por el Comando Real de Desarrollo de las Fuerzas Armadas Tailandesas y el gobierno australiano, con la pretensión de registrar la historia de la construcción del tren tailandés-birmano y celebrar la pérdida de vidas que se generó.

Elephant’s World

Ha habido muchos informes de los llamados santuarios de elefantes en Tailandia que tratan mal a los animales, apartan a los elefantes bebés de sus madres, utilizan jaulas pequeñas, palos y horadan los ganchos de los toros para su adiestramiento. No obstante, Elephant’sWorld, un santuario donde los elefantes son salvados y liberados de un trato inhumano, ofrece programas de un día de duración y de una noche cerca de Kanchanaburi, lo que deja a los viajantes interaccionar de manera estrecha con los elefantes de una forma moral mientras que gozan de los pintorescos paisajes del río Kwai.

Parque Nacional Erawan

De 7 niveles, de color verde esmeralda y espléndidas, estas cataratas no son cosa de cuentos de hadas, mas se pueden hallar en el Parque Nacional Erawan (uno de los más conocidos de toda Tailandia), a solo un corto camino de la urbe de Kanchanaburi. El bosque caducifolio cubre el ochenta y uno por ciento del parque, al tiempo que el resto está cubierto de hojas perennes, lo que hace de toda la zona un auténtico paraíso para los amantes de la naturaleza. Además de esto, se invita a los visitantes a bañarse en múltiples de las piscinas de la zona.

Parque Nacional Srinakarin

El Parque Nacional Srinakarin es otra alternativa idónea para los amantes de la naturaleza en Kanchanaburi. Es conocida primordialmente por la increíble catarata Huay Mae Khamin, que se cae cara el río Khwae Yai y diríase que es la atracción más increíble de Tailandia. Los visitantes aventureros asimismo pueden visitar las grutas que rodean el parque, al paso que los amantes del arte no deben perderse Tham Sawan y Tham Phra, donde las pinturas prehistóricas se codean con una fantástica imagen de Buda. Animales como leopardos, murceguillos y oropéndolas asimismo patrullan el parque, con lo que mantén los ojos abiertos.

El ferrocarril tailandés-birmano

Kanchanaburi atrae a grandes multitudes de turistas interesados en conocer las oscuras historias de Tailandia a lo largo de la Segunda Guerra Mundial. El tren tailandés-birmano (asimismo conocido como el tren de la muerte) fue construido a fin de que los nipones cruzasen la frontera con Myanmar cara el nordoeste. Los carruajes prosiguen en las vías y los viajantes que viajan en el tren son llevados mediante las vistas de la caña de azúcar, la terraza de arroz y las tierras de labranza, mientras que respetan a las víctimas que murieron a lo largo de su construcción.

Wat Tham Sua

Subir escaleras bajo el sol puede ser agotador, mas una visita a Wat Tham Sua merece la pena. Traducido como «Templo de la Gruta del Tigre», los visitantes pueden ver esculturas de tigres por todos lados, así como un pasmante y enorme Buda dorado en el corazón del complejo. Tras procurar escalar tan duro la montaña, es una lástima si solo paseas alrededor del templo. Por ende, aproveche la ocasión de contemplar las vistas panorámicas de los campos de arroz, el río Kwai y Kanchanaburi en la distancia asimismo.

Tome una clase de cocina

La exquisita cocina tailandesa atrae a los viajantes a visitar Tailandia desde cualquier una parte del planeta, que es indudablemente la razón por la cual muchos optan por tomar cursos de cocina en el país, con la esperanza de que puedan llevarse las habilidades y sabores a casa con ellos. Unirse a las clases de cocina en Kanchanaburi es una alternativa idónea para los amantes de el alimento tailandesa, puesto que muchas de las escuelas de la zona llevan a los participantes al mercado local de comestibles a fin de que conozcan diferentes condimentas y también ingredientes ya antes de lanzarse a la cocina y se adentren en ella.

Paseos en navío y deportes acuáticos

La localización geográfica superior de Kanchanaburi hace que sea un sitio idóneo para excursiones en navío y deportes acuáticos. Las agencias de viajes de la urbe ofrecen una extensa gama de actividades, incluyendo kayak, piragüismo y cruceros escénicos por el río. Al llegar a las vías fluviales que rodean Kanchanaburi, los viajantes pueden aguardar ver la cavernosa gruta de Lawa con sus minúsculos murceguillos, sus rugientes cataratas y su increíble vegetación y fauna.

Disfrute de la cocina local

Los restaurants que sirven platos conocidos como el pad tailandés, el pegajoso arroz con mango y el tom yum están esparcidos por todo Kanchanaburi. Mas no todo se trata de el alimento, por el hecho de que cenar acá ofrece más que opciones de comida que hacen agua la boca. Rodeado de tailandeses locales, los viajantes pueden probar la cultura gastronómica del país en pleno auge, compartiendo comidas y charlando entre los aromas de la soja y el ron Sang Som.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies