chiang-mai-templos-wat-lok-molee-2

Chiang Mai: Primeras impresiones tras 24 horas

Chiang Mai en 24 horas. Estas son mis primeras impresiones sobre la ciudad más grande y moderna del norte de Tailandia.

1. Templos.

En Chiang Mai puedes encontrar templos, más templos y muchísimos más templos :D La zona vieja de la ciudad o lo que puede considerarse su centro está plagado… ¿adivinas de qué? Sí, de templos.

chiang-mai-templos-wat-lok-molee
chiang-mai-templos-wat-lok-molee

2. Comida.

Si algo he echado de menos en comparación con Bangkok es la comida. No porque sea muy diferente solo que en Chiang Mai tienes que adaptarte un poco más a los horarios mientras que en la ciudad que nunca duerme siempre encontrabas comida callejera en cualquier esquina y hora.

3. Policía.

Quizás fuera por algún acontecimiento especial pero el día de mi llegada a Chiang Mai la presencia policial era bastante alta. Prácticamente podías encontrar dos y hasta tres parejas de policía por cada esquina en los puntos claves de la ciudad. Eso sí, muy majos y posando decentemente.

chiang-mai-policia
chiang-mai-policia

 4. Cafeterías.

Si otra cosa no falta en Chiang Mai eso son los coffee shops… pero no como los de Holanda ;) . Esta occidentalización que está sufriendo la ciudad le hace perder un poco el encanto a la misma. Cierto es que siempre se quiere degustar de un buen café mientras puedes navegar con el portátil o el móvil sin perder la conexión un millón de veces pero ese modelo casi copiado de la famosa cadenas de cafeterías que puedes encontrar por casi cualquier lugar del mundo pues la verdad a mi personalmente me cansa y me parece poco estiloso. También hay otros cafés o restaurantes con una imprenta de carácter propio impresionante. Además algunos de ellos ejercen como galerías de arte.

chiang-mai-cafeteria
chiang-mai-cafeteria

5. Hipsters.

Los hipsters y las cafeterías van muy de la mano. No es nada extraño ver coffee shops en Chiang Mai repletos de ellos trabajando con sus portátiles de la famosa manzana. Los precios de la ciudad no son para nada altos y es una cuna de nómadas digitales y emprendedores.

6. Tranquilidad.

Tras el incesante bullicio de Bangkok llegar a Chiang Mai es un descanso. Ese ruido de fondo que caracteriza la capital de Tailandia desaparece. Caída la noche, si no estás en una zona de bares, el silencio se impone en su totalidad.