brexit-la-mochila-trotamundos

¿Por qué el Brexit me cambió la vida?

¿POR QUÉ EL BREXIT ME CAMBIÓ LA VIDA?

Antes de empezar a contarte por qué el Brexit me cambió la vida quizás deba explicarte que es eso del Brexit… por si aún lo sabes. ;) Pero si pasas de rollos puedes irte directamente a mi reflexión.

Brexit, ¿qué es?

El Brexit es el referéndum celebrado en Reino Unido, incluyendo sus colonias y territorios de ultramar, el pasado 23 de Junio sobre su permanencia en la Comunidad Europea. El recuento final arrojó los siguientes resultados oficiales:

Votos a favor del Brexit: 17.410.742
Votos a favor de permanecer: 16.577.342
Total de votos: 33.577.342
Participación: 72%

Es la primera vez que un país miembro de la Unión Europea expresa con un referéndum su deseo de abandonarla puesto que solo se había expandido hasta el momento.

La palabra Brexit es creada a través de la abreviatura de Britain (Gran Bretaña) y exit (salida), que significa la salida del Reino Unido de la Unión Europea. Esta palabra fue la más utilizada para referirse al referéndum, aunque solo remarcaba una opción del mismo.
La alternativa a dicha palabra fue Bremain (Britain y Remain: permanecer) aunque careció de éxito, tanto mediático como en las urnas.

Brexit. Consecuencias.

Las consecuencias del Brexit a efectos políticos y sociales aún se desconocen con exactitud. Para iniciar el proceso de separación de la Unión Europea necesitan activar el denominado artículo 50. Actualmente ha sido ejecutado y el proceso de separación está en fase de negociación. Las relaciones de Reino Unido como estado miembro de la Unión Europea no han cambiado aún.

Brexit. ¿Por qué me cambió la vida?

Supongo que te preguntarás lo siguiente.

Si todavía se desconocen las consecuencias y todo sigue igual, ¿por qué el Brexit te cambió la vida?

Pues aquí va mi reflexión. :)

Corría sobre esa rueda de hámsters de puntos de aceptación social vigorosamente.

Quizás no fuese de una manera magistral pero estoy seguro que era mucho más que aceptable.

Trabajaba en una oficina, ¿punto para mi?

Con un salario envidiable, ¿otro punto para mi?

Vivía de alquiler y sin hipoteca ¿punto para mi o para el sistema?

Con un automóvil, no lo suficientemente prestigioso para sorprender a mi vecino, ¿otro punto para mi o para el sistema?

Podía viajar durante mis vacaciones o escapadas prácticamente donde quisiera ¿otro súper punto para mi o para el sistema?

Tampoco tenía, ni tengo, ni quiero, pareja estable, ni hijos ¿más puntos para mi o para el sistema?

Realmente, si te paras a pensarlo detenidamente, la mayoría son puntos para el sistema y prácticamente ninguno para ti, excepto lo que haces porque lo deseas como un bien para ti mismo, sin importar la repercusión que pueda tener o no.

“Porque con la edad que tienes… lo que tienes que hacer ya es…”

Con 34 años todo lo que no sea pensar en endeudarte con el sistema es estar loco, ser un irresponsable e incluso, ser un niñato.

Me gusta decir con la boca llena que soy un loco, un irresponsable y un niñato. Eso sí, un loco, un irresponsable y un niñato transformando sueños en metas y éstas en realidades.

Si algo me ha enseñado el Brexit es que da igual el tipo de contrato que tengas firmado, lo que hayas conseguido y lo muy estable que sea tu vida.

Nada es seguro, todo es posible.

¿Y para qué quiero vivir en una falsa seguridad con tanto apego a lo material? Que encima, por si fuera poco, ni quiero, ni necesito.

¿Por aceptación social?

¿Por autoengaño?

¿Por marca personal?

Me cansé de buscar excusas para no hacer lo que quería.

Aunque no lo creas, muchas de esos topes que te impones para hacer algo son excusas.

Sí.

Excusas.

Siempre hay una solución para cada piedra en el camino.

Solo tienes que querer esquivarla.

Dejarla atrás.

Dejarla marchar.

¿Te da pena?

A mí también.

Pero más pena da no vivir lo que quieres.