Después de empaquetar y ducharme a toda velocidad tocó esperar el tuk-tuk un cuarto de hora. Era importante estar a tiempo porque el bote dejaba la isla de Don Det a las 8 de la mañana y según el personal de la agencia donde compré el ticket para Stung Treng no podía haber ningún retraso… […]